Vida sedentaria: ¿cómo la combato en una ciudad?

El sedentarismo se encuentra entre las principales causas de riesgo de muerte prematura a nivel mundial. Sin embargo, es evitable, y sus peligros se pueden prevenir con pequeños cambios en el estilo de vida.

Se estima que más del 60 % de la población mundial no realiza suficiente actividad física, y el efecto más inmediato y visible es la obesidad. Por supuesto, esta no es la única consecuencia: también puede provocar cansancio, estrés, trastornos digestivos y otros problemas importantes de salud.

 

¿Qué hacer para evitar este terrible mal?

Es necesario practicar ejercicios desde la infancia hasta la tercera edad. La actividad física incluye movimientos corporales que no implican, necesariamente, practicar un deporte. Las tareas cotidianas, por ejemplo, consumen energía y las puedes llevar a cabo sin visitar un gimnasio o realizar un programa de entrenamiento.

Cada edad, indiscutiblemente, tiene sus necesidades: los niños realizan ejercicios mediante los juegos o la práctica de deportes; los adultos pueden desarrollar tareas domésticas, desplazamientos a pie o en bicicleta o algún ejercicio aeróbico; y los adultos mayores, de acuerdo a su condición física, pueden ejecutar rutinas que los ayuden a mejorar su equilibrio y mantenerse activos.

Aunque no puedas dedicar una o más horas a realizar deportes, algunas prácticas cotidianas mejorarán tu condición física y tu salud.

 

Dale un esquinazo al sedentarismo

  • Camina siempre que te sea posible.
  • Sube las escaleras en vez de tomar el ascensor.
  • Si trabajas sentado, levántate cada dos horas y da pequeños paseos por el local.
  • Alterna las actividades sedentarias (ver TV o leer) con otras que te exijan movimiento (limpiar la casa, nadar, pasear por el parque, montar bicicleta).
  • Baila con tu música preferida. Es uno de los ejercicios más placenteros.

En las ciudades aumentan los hábitos sedentarios de vida, que se consideran la plaga de la edad contemporánea. Pero recuerda que no importa donde estés, cualquier momento es bueno para darle bienestar a tu cuerpo.